Publicado el

Caravaggio


El Museo Nacional del Prado de Madrid recibe del 21 de Septiembre al 21 de Noviembre la visita de 19 obras de este gran pintor del Renacimiento.

La celebración de esta exposición estuvo enmarcada dentro del proyecto de colaboración entre los ­Ministerios de Cultura y Asuntos Exteriores de Italia y España, «Italia-­España 2000», destinado a organizar en los dos países una serie de manifestaciones artísticas que ampliaran el conocimiento de sus respectivos patrimonios culturales.

Michelangelo Merisi da Caravaggio (Milán, 29 de septiembre de 1571 – Porto Ércole, 18 de julio de 1610) fue un pintor italiano activo en Roma, Nápoles, Malta y Sicilia, entre los años de 1593 y 1610. Es considerado como el máximo exponente de la pintura del Barroco. Uno de los grandes especialista de la luz, perfeccionó la técnica del claroscuro.

En 1584 entró a trabajar como aprendiz del pintor lombardo Simone Peterzano, pupilo de Tiziano Su familia le mostró el patrimonio artístico y cultural de Milán, su ciudad natal, donde tuvo la oportunidad de conocer la obra La última cena de Leonardo da Vinci. El arte milanés, era, en sus propias palabras «un estilo en el que valoraba “la simplicidad y la atención al detalle naturalista”, y que estaba más próximo al naturalismo de Alemania que a la formalidad y la grandeza del manierismo romano.

En 1600 y bajo la influencia del cardenal Del Monte consiguió varios encargos que le hicieron famoso dentro del panoráma pictórico italiano. Fue criticado por su excesivo realismo y por no usar dibujos preparatorios. Otros pintores italianos, en cambio, aclamaron a Caravaggio por estas obras como maestro del arte religioso italiano.

Caravaggio tuvo una vida tumultuosa. Con una gran capacidad de enfrascarse en riñas, muchas de ellas fueron en los mismos lugares e incluso se le llegó a procesar por esto. La noche del 29 de mayo de 1606 mató, probablemente por accidente, a un hombre llamado Ranuccio Tomassoni. Con una orden de aprehensión a sus espaldas y fuera de la ley, Caravaggio huyó a Nápoles donde  bajo la protección de los Colonna, la autoridad romana veía mermado su poder. Pronto se convirtió en la estrella de la pintura napolitana.

En el verano de 1610 tomó un barco rumbo a Roma para poder ser indultado, lo que consiguió gracias a sus influyentes amistades romanas. Los extraños sucesos acontecidos en Roma fueron objeto de muchas suspicacias populares. Un “avviso” en el periódico de la corte de Urbino se hizo eco de la muerte del pintor a causa de la fiebre en Monte Ercole pero nunca se encontró su cuerpo y nadie supo a ciencia cierta la causa real de la muerte del pintor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s